Hotels Brest

Brest es una ciudad costera de Bretaña con un gran puerto y varios monumentos que vale la pena visitar. Además, se encuentra muy cerca del Centro Oceanópolis y de excelentes playas en las que practicar deportes acuáticos.

Brest es una ciudad portuaria situada en el noroeste de Francia, en el departamento de Finisterre y dentro de la Región de Bretaña. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió de base militar para la flota alemana y sufrió fuertes bombardeos, por lo que la mayoría de edificios históricos fueron destruidos.

Para conocer la historia de la localidad y contemplar fotografías, maquetas y otros materiales sobre el municipio lo más interesante es visitar la Torre Tanguy, que fue construida en el Siglo XVI, y su Museo Antiguo.

En cuanto a la riqueza arquitectónica moderna de la ciudad, vale la pena contemplar el Puente del Iroise sobre el río Elorn, uno de los más largos de todo Francia. El puerto de Brest es también visita obligada para todos los turistas de paso por la localidad.

El Conservatorio Botánico Nacional, en las afueras del municipio, es un lugar maravilloso para conocer los mejores ejemplos de flora de la zona. Para aprender más sobre la flora extranjera, lo mejor es darse un paseo por el Jardín de los Exploradores. Además, el Centro Oceanópolis es el mejor plan para disfrutar con niños. Aquí se recrean diferentes ecosistemas y es posible incluso bañarse con diferentes animales marinos.