Hotels Limoges

Este municipio de la Región de Lemosín es conocido por su porcelana y por tener edificios muy bien conservados como la imponente Catedral de San Esteban. Además los alrededores son de una gran riqueza natural y vale la pena visitarlos.

Limoges es la capital de la Región de Lemosín, en el centro de Francia. Esta ciudad es famosa por su producción de porcelana, una industria de vital importancia para el desarrollo económico de la zona. Históricamente el textil y la confección de calzado también han sido sectores potentes.

El Hotel Kyriad de Limoges se encuentra a solo 3,5 kilómetros del centro, en la otra orilla del río La Vienne y a pocos metros de la A20. Además de estar muy bien comunicado por autopista, hospedarse aquí es hacerlo a un paso del Campo de ‪Golf de Saint-Lazare, grandes superficies comerciales o el pequeño río Auzette y su amplio parque, perfecto para caminar o dar un paseo en bici.

En este municipio hay muchas atracciones. Uno de los parques más bonitos, por ejemplo, es el Victor Thuillat. Además hay edificios de riqueza arquitectónica como la Catedral de San Esteban, que combina gótico y románico, la Iglesia de Saint-Pierre-du-Queyroix, la de Saint-Michel-des-Lions o la Abadía de Sainte-Marie de la Règle.

Pero hay más joyas en la localidad. El Mercado Central de Limoges, diseñado en el Siglo XIX por el estudio de Gustave Eiffel, el Pavillon du Verdurier, de estilo art-decó, o la Estación de Tren de Benedictins son solo algunos ejemplos. También es casi una obligación pasear por el Puente de San Esteban o disfrutar del ambiente de la Plaza Denis Dussoubs.