Hotels Dunkerque

Recorra esta localidad festiva mientras disfruta de la comodidad del Hotel Kyriad Dunkerque

Dunkerque ha cambiado varias veces de nacionalidad a lo largo de la historia hasta que, en 1662, en rey Luis XIV se la compró a Inglaterra y esta se hizo definitivamente francesa. Antiguamente un pueblo de pescadores, hoy en día alberga el tercer puerto más grande de Francia, además de otros encantos.

Entre ellos están las construcciones que Vauban, el ingeniero experto en fortificaciones, ideó para Dunkerque, sobre todo después de que la ciudad se volviera francesa. Y es que fue la situación geográfica estratégica de la urbe, a 10 kilómetros de la frontera con Bélgica y separada de Inglaterra sólo por el mar del Norte, la que impulsó estas edificaciones militares.

Ciudad deportista donde las haya, durante el año se suceden varios eventos relacionados con la actividad física, como los Cuatro Días de Dunkerque, una carrera ciclista que se celebra en el mes de mayo, aunque también es una urbe de festividades y celebraciones. Un buen ejemplo de ello es el Carnaval de Dunkerque, una tradición que comenzó en el siglo XVII y que aún persiste.

La gastronomía típica de la ciudad está influenciada por el país vecino, Bélgica, siendo uno de los platos típicos los mejillones. Dunkerque es también un destino de viaje de negocios, ya que la ciudad cuenta con multitud de empresas internacionales.